El cubreorejas es una especie de redecilla que se coloca desde la parte alta de la cabeza hasta el cuello, sujetándose en esta zona gracias a dos bandas elásticas. De esta manera, en su parte central, las orejas del perro quedan resguardadas de los agentes externos antes mencionados.